“Soy intersexual, y fue un secreto que mis padres me ocultaron por 17 años”. Por Alex David

“Soy intersexual, y fue un secreto que mis padres me ocultaron por 17 años”

Por Alex David

Traducción: Laura Inter, del artículo “’I’m intersex. It was a secret my parents kept from me for 17 years.’” de Alex David

Fuente: https://www.mamamia.com.au/what-is-intersex/

Alex David pride

En 1984, el mismo año que la canción Love Is A Battlefield era popular en el radio, yo nací en los suburbios del oeste de Sídney, Australia. Fue un embarazo tranquilo de acuerdo con lo que contaba mi difunta madre. Pero mi nacimiento, a la 1:27 pm el 16 de febrero, inmediatamente fue seguido de pánico y confusión. No solo hubo problemas médicos graves, además, mis genitales no tenían una apariencia claramente masculina, ni claramente femenina.

Incluso aunque en ese entonces no se utilizaba la palabra, yo era intersexual, que representa aproximadamente el 1.7 por ciento de la población. Nací con características sexuales ambiguas.

Según mis padres, los doctores contactaron a equipos médicos del extranjero, y se les recomendó que me asignaran un sexo binario. Eligieron sexo femenino; una decisión que me llevaría a soportar una vida de intervenciones quirúrgicas y hormonales. Fue hasta que casi era una persona adulta, que descubrí que genéticamente en realidad soy 46XY – típicamente masculino. Pero en el mundo de la medicina, se considera más fácil “cavar un hoyo que construir un poste”.

Durante mi niñez, pensaba que simplemente era una mujer típica, aunque fuera tomboy. Me encantaba el deporte, jugar con los niños, jugar videojuegos, las cosas típicas asociadas al estereotipo para los niños. Pero para el mundo exterior y para mí, era una niña. Las únicas personas que sabían el “secreto” eran mis padres y mis doctores.

Sabía que no producía hormonas, pero no sabía por qué. Mi intersexualidad se me ocultó porque ese era el protocolo de tratamiento en esa época. Estaba basado en estudios de la década de 1950, los cuales sugerían qué si criabas a una persona como perteneciente a cierto género, sin decirle lo contrario, esta persona simplemente se ajustaría a ese género. Así, durante varias citas médicas en mi niñez, se me pidió que dejara el consultorio y esperara afuera, mientras mis padres y doctores discutían sobre mi cuerpo y mi futuro.

A los 13 años, comencé con el tratamiento hormonal femenino, pero solo duró unos meses, ya que pronto sentí que este no me hacía sentir bien. A pesar de que los médicos me reprendían por no tomar mis medicamentos, ya que pensaban que sabían que era lo mejor para mí, me mantuve en mi decisión de permanecer en el medio; un adolescente que aún tenía una apariencia de niño, un adolescente que no atravesaba la pubertad. Esa parte en realidad no me molestaba. Tenía más interés en la escuela y en solo ser yo. La pubertad simplemente me parecía demasiado extraña, y algo con lo que solo mis amistades tendrían que lidiar.

Una semana después de haber terminado la secundaria, cuando tenía 17 años, finalmente me dijeron la verdad.

Recuerdo ese día, me dirigía al Hospital Infantil Mater en Brisbane, para lo que pensaba era una cita normal con el especialista en riñones. Me senté, mi mamá estaba a mi lado, y el doctor comenzó a dibujar un diagrama muy simple sobre mí situación, solo utilizando círculos y óvalos. Me dijo que era 46XY y que no pudieron determinar mi sexo al nacer, que yo tenía que tomar la decisión sobre el tratamiento hormonal que quería tomar.

Sentí que toda mi vida había sido una mentira. En ese momento, tenía recuerdos de la cirugía que sufrí en mi niñez para crear una vagina – aún lo recuerdo, y también la noche que quitaron los vendajes para quitarme los puntos de sutura de mi nueva vagina. En la infancia, no entendía porque lo hacían; en ese entonces simplemente lo aceptaba como parte de mi tratamiento.

Atravesé un periodo de duelo durante los primeros meses después de descubrir mi intersexualidad, un duelo por la persona que creía que era. Rápidamente traté de buscar en Google si había alguien más como yo, que fue como descubrí los grupos de apoyo para personas intersexuales. No existía apoyo ni información sobre esto de parte de los doctores. Tuve que encontrar esto por mí mismo.

Alex David speaking
Ahora soy activista por la comunidad intersexual. Imagen: Suministrada.

Sentía que tenía que levantarme desde cero. A mis 20 años, finalmente comencé con el tratamiento con testosterona. Tenía sentido una vez que descubrí que 46XY equivale a testosterona ¿no es así? El concepto de ser intersexual lo dejé en lo profundo de mi mente, e intenté vivir como un hombre típico; eso fue lo que me dijeron. Hacía caso a los doctores y mantenía esto como un secreto con las demás personas, excepto con aquellas que ya me conocían bien.

A los 26 años, finalmente dejé de lado el secreto en una asignación universitaria para un curso sobre minorías. Me ayudó a comenzar a aceptar mi diferencia y a entender cual era mi lugar en el mundo, pero aún me siento triste de que, en ese entonces, utilizaba palabras como “deformidad” para explicar mi variación intersexual a otras personas. Ya no uso esa palabra.

“Lo que pasé fue abuso médico institucionalizado”.

En los años que siguieron, gradualmente comencé a darme cuenta qué lo que había pasado fue abuso médico institucionalizado. Y mi mamá y papá lo habían permitido, siguiendo el consejo de los doctores. Esto definitivamente tensó la relación con mis padres; mi papá aún se estresa al hablarme sobre esto. Mi mamá murió hace algunos años, pero intenté hablar con ella acerca de esto una vez que íbamos en el automóvil y ella solo quería que me bajara y caminara. Para ser honesto, creo que ellos sentían mucha culpa.

Afortunadamente, descubrí a la comunidad queer¸ y lentamente comencé a integrarme. Ahora siento más cercanía con muchas de mis amistades, de la que siento con mi familia. También me ayudó a canalizar mi ira a la acción, y me convertí en activista por las personas intersexuales.

Hace aproximadamente 18 meses, los productores del programa You Can’t Ask That [No puedes preguntar eso] de la ABC, comenzaron a buscar personas intersexuales. Como ya tenía la experiencia de salir a la luz en televisión nacional en el programa Insight de SBS, sentí la obligación de compartir nuevamente mi historia, como una manera de ayudar a otras personas intersexuales y a los padres de niños y niñas intersexuales, a entender que las intervenciones médicas pueden tener consecuencias negativas a largo plazo y a menudo no son necesarias.

También quería aclarar lo que es la intersexualidad, ya que sigue siendo un tema que no es bien comprendido por la población en general. Por ejemplo, frecuentemente se confunde con transgénero. Pero ser intersexual no tiene nada que ver con la identidad de género; es sobre las características con las que nacemos, características sexuales que no son típicamente masculinas ni femeninas, y existen más de 40 diferentes variaciones – desde diferencias en los genitales y órganos sexuales internos, hasta diferencias genéticas.

Ahora, a mis 35 años de edad, habiendo sido forzado dos veces en mi vida a adoptar roles de género, he llegado a un sentido propio de identidad. Soy intersexual, soy no binario y estoy orgulloso. Tengo pechos y vello facial; ambos simplemente son parte de mí. En retrospectiva, solo desearía haber tenido una voz cuando se me sometió a esas intervenciones médicas y cirugías. Pero, mirando hacia adelante, haré lo que pueda para asegurarme que otros tengan voz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.