“Es violencia y tortura aprobada médicamente”: pacientes intersexuales piden poner fin a las cirugías genitales en niños y niñas. Por Nara Schoenberg [Chicago Tribute] (participa Pidgeon Pagonis, activista intersexual)

“Es violencia y tortura aprobada médicamente”: pacientes intersexuales piden poner fin a las cirugías genitales en niños y niñas

Por Nara Schoenberg (participa Pidgeon Pagonis, activista intersexual)

Traducción: Laura Inter del artículo “‘It’s medically sanctioned violence and torture’: Intersex patients call for end to genital surgeries on children” de Nara Schoenberg [Chicago Tribute]

Fuente: https://www.chicagotribune.com/lifestyles/ct-life-intersex-surgeries-20181018-story.html

Video:

https://www.chicagotribune.com/lifestyles/104220025-132.html

Cuando Jennifer Pagonis nació en el invierno de 1986, sus padres la llevaron a casa donde tenían un armario con ropa rosa y blanca, vestidos y flores.

Pero tres meses después, la madre de Jennifer llegó al consultorio del pediatra con una pregunta que cambiaría sus vidas: ¿Los genitales de su hija estaban hinchados?

Jennifer fue referida al Hospital Children´s Memorial en Chicago, donde los doctores realizaron pruebas de sangre y rápidamente llegaron a una conclusión: Jennifer era una de un “pequeño” número de bebés que nacen intersexuales, o con cuerpos que no se ajustan a las definiciones para los estándares anatómicos masculinos o femeninos. Genéticamente era típicamente masculina – con cromosomas XY y testículos internos, pero también tenía una pequeña vagina y un clítoris alargado. Los doctores dijeron a sus sorprendidos padres que ella nunca podría tener hijos, pero con la cirugía, podría tener una apariencia completamente [típicamente] femenina.

Y así fue como, a la edad de 4 años, Jennifer fue ingresada en el hospital ahora conocido como Hospital Infantil Lurie, para ser sometida a una cirugía cosmética en sus genitales. Durante la operación de dos horas, a la que sus padres dieron su consentimiento, un cirujano plástico cortó el clítoris de Jennifer, extirpando aproximadamente de dos centímetros de tejido. En una operación de seguimiento, cuando Pagonis tenía 11 años, los doctores agrandaron su vagina.

El resultado de esas dos operaciones, de acuerdo con Pagonis, quien ahora tiene 32 años, fueron cicatrices, pérdida de sensibilidad, trauma emocional y grave disfunción sexual.

“No importa lo que digan, ni como intenten suavizar la situación, es violencia y tortura aprobada médicamente”, dijo Pagonis, quien ya no se identifica como mujer y ahora se hace llamar con el nombre de Pidgeon.

Durante más de dos décadas, las personas intersexuales han denunciado que las cirugías que se realizan en sus genitales durante la infancia o niñez son no consensuales y son dañinas, y pueden tener consecuencias como dolor, pérdida de sensibilidad sexual y el asignar el género incorrecto.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, tres ex cirujanos generales de EUA y Human Rights Watch, están entre los que recientemente han pedido se detengan a las cirugías en la infancia hasta que las investigaciones puedan mostrar un claro beneficio, o ponerles fin inmediatamente. En agosto, California se convirtió en el primer estado [de EUA] en aprobar una resolución que se opone a las cirugías.

“Queremos ‘primero no hacer daño’”, dijo la Dra. Joycelyn Elders, ex cirujana general, que el año pasado fue coautora de un informe sobre cirugías genitales en niños y niñas intersexuales, mencionando el riesgo de “daño físico severo e irreversible y sufrimiento emocional”.

Pidgeon tribute 1
Pidgeon Pagonis, activista intersexual, en su casa el 13 de septiembre de 2018. Pagonis, que fue criada como niña, pero que ya no se identifica como mujer, dijo que el daño de las cirugías genitales en la infancia hace que las relaciones románticas sean más difíciles. (Erin Hooley/Chicago Tribute)

Las cirugías son casi siempre cosméticas y médicamente innecesarias.

Sin embargo, en Illinois, EUA, aún se realiza la cirugía más controversial en niños y niñas intersexuales – la reducción de clítoris.

De 2008 a 2017, a 26 niñas y niños menores de 7 años, se les sometió a reducciones de clítoris en todo el estado, esto de acuerdo con datos que el Tribute obtuvo del Departamento de Salud Pública de Illinois.

Aunque la investigación sobre los resultados a largo plazo en pacientes tiene importantes deficiencias, un reciente estudio a 27 niñas y niños intersexuales provenientes de 11 hospitales, incluyendo al Lurie, encontró que el 22 por ciento de las pacientes – y 36 por ciento de los pacientes varones – experimentaron más complicaciones dentro del año posterior a la cirugía, incluyendo el estrechamiento de la vagina y nuevos orificios en el pene por donde salía la orina.

Los doctores que realizaron las cirugías intersex, dijeron que proporcionaron a los padres la información completa y precisa de los riesgos, que el tratamiento ha mejorado mucho desde que Pagonis era una niña, y que los estudios demuestran que a muchos pacientes les va bien con la cirugía temprana.

“La cirugía debería de ser presentada como una opción a las familias si estas así lo desean”, dijo el Dr. Earl Cheng, profesor de urología en Northwestern y director de la Clínica de Desarrollo Sexual de Lurie, donde los niños y niñas intersexuales son tratados.

“Esa es realmente la raíz de esta cuestión: ¿Preservar los derechos de los padres, siempre y cuando (la cirugía) se presente de manera transparente y honesta?”

Los y las activistas intersexuales, dicen que las decisiones acerca de la cirugía deberían ser pospuestas hasta que los y las pacientes tengan la edad suficiente para proporcionar un consentimiento significativo, y señalan que existe número creciente de padres que dicen que sus hijas e hijos están saliendo adelante sin cirugía temprana.

Kristina Turner, del estado de Washington en el norte, dijo que su hijo de 11 años de edad Ori, que es intersexual y está creciendo sin cirugía, “es muy seguro y sociable, y nunca hemos tenido ningún tipo de ansiedad o depresión ni nada como eso”.

En Chicago, Pagonis, cineasta de Pilsen y educador intersexual, está pidiendo al Lurie que ponga fin a las cirugías tempranas, una demanda respaldada mediante una campaña en redes sociales y por dos protestas en las calles, incluyendo una en julio que reunió una multitud de 90 personas en las puertas del venerable hospital infantil.

Pidgeon tribute 2
Pidgeon Pagonis habla durante la protesta contra las cirugías en niños y niñas intersexuales fuera del Hospital Infantil Lurie en Chicago el 19 de julio de 2018. (Courtney Pedroza/Chicago Tribute)

“Estas son nuestras vidas; esto es lo que es importante para nosotros y nosotras”, dijo Hans Lindahl, directora de comunicación en el grupo de activismo intersexual interACT, que asistió a la protesta.

“Al igual que sucede con cualquier grupo que ha sido amenazado o que le han negado sus derechos humanos, en realidad no hay opción: Luchas por tu comunidad”.

‘Sentí que toda mi vida era una mentira’

Siendo una niña que crecía en el noroeste, Pagonis vivió cómodamente como una atlética tomboy, siempre preparada para jugar al escondite con los niños y niñas del vecindario.

“No me sentía limitada por ser una niña”, recordó Pagonis, que prefiere que se refieran a elle con pronombres de género neutro.

“Sentía que podía crecer y convertirme en presidente”.

Pero en quinto grado fue diferente. Cuando las otras niñas habían comenzado a hablar acerca de sus periodos menstruales, Pagonis se sentía avergonzada al saber que necesitaría píldoras de reemplazo hormonal para experimentar otros aspectos de la pubertad, incluido el crecimiento y el desarrollo de los senos. De acuerdo con las prácticas médicas en ese entonces, a Pagonis solo se le había informado muy poco sobre su situación médica: que los doctores habían extirpado un “tejido” – que en realidad eran sus testículos internos – cuando era pequeñe, que no podría tener bebes y que no podría menstruar.

Incluso la cirugía vaginal, cuando Pagonis tenía 11 años, fue presentada por los doctores como un procedimiento menor, aunque después, los muchos puntos de sutura y la larga recuperación, hicieron que Pagonis se diera cuenta que no le habían contado la historia completa. Tenía que soportar todo en secreto, dijo Pagonis, porque los doctores dejaron claro que las diferencias físicas de Pagonis eran “información privada” que causaría chismes en la escuela.

“Fui a un lugar al que una niña de 11 años no debería ir”, dijo Pagonis. “Empiezas a pensar acerca de tu cuerpo y tus genitales, y como es que vas a ocultar esto a otras personas”.

Pidgeon tribute 3.jpg
Pidgeon Pagonis, en ese entonces conocida como Jennifer, en la escuela secundaria. (Foto familiar)

En la escuela secundaria Trinity en River Forest, Pagonis estaba en el cuadro de honor, jugaba softball y se presentaba en eventos formales con maquillaje y vestidos brillantes. Pero detrás de todo esto, Pagonis lloraba todo el tiempo.

“Estaba tan enojada por todo: por mi cuerpo, y por esas citas con el doctor, y por el solo hecho de saber que algo estaba horriblemente mal”, dijo Pagonis.

Pagonis no supo que era intersexual – o como solía llamárseles: “hermafroditas” – hasta que cursaba el primer año en la Universidad DePaul. Un profesor de psicología estaba dando una clase sobre una condición intersexual llamada síndrome de insensibilidad a los andrógenos (SIA), en la cual las pacientes son genéticamente típicamente masculinas y pueden tener una apariencia típicamente femenina, pero no menstrúan. “Eso se escucha como yo”, pensó Pagonis.

En ese entonces, las personas intersexuales – a las que algunas veces se les denomina la “’I’ invisible” en el acrónimo LGBTQIA – eran incluso menos visibles de lo que son ahora. La comunidad transgénero que era más numerosa aún no había alcanzado la posición destacada que tienen actualmente [en EUA], un desarrollo que ha alentado al activismo intersexual, incluso aunque la intersexualidad y lo transgénero es muy diferente. Una persona que nace con un cuerpo típicamente masculino, pero se identifica como mujer, o vicesersa, es transgénero*; una persona cuyo cuerpo al nacer no es típicamente masculino o femenino, es intersexual.

*Nota de Brújula Intersexual.- Una definición más adecuada de transgénero sería: una persona que no se identifica con el sexo/género que le fue asignado al nacer.

Pidgeon tribute 4.jpg
Pidgeon Pagonis, que asistió a la escuela secundaria Trinity en River Forest, con su mamá el día de su graduación. (Foto familiar)

Después de la clase, Pagonis regresó a su habitación y llamó a su madre, Laurie Garcia, que revisó un expediente médico y confirmó que Pagonis tenía síndrome de insensibilidad a los andrógenos. Pagonis recuerda que arrojó su celular contra la pared, lo arrojó tan fuerte que se rompió: “Simplemente sentí que era indignante”, dijo. “Sentí que toda mi vida había sido una mentira”.

La madre de Pagonis dijo que se arrepiente profundamente de haber permitido las cirugías, pero los doctores fueron muy insistentes, le dijeron a ella, y a su entonces esposo, que la cirugía no dañaría la sexualidad de su hija, y que permitiría a Pagonis tener una “vida normal” como una mujer. Pagonis dijo que ya no está enojada con su madre, quien apoya firmemente su activismo.

Después de descubrir que era intersexual, Pagonis pidió su expediente médico y descubrió el alcance de sus cirugías. Al principio, Pagonis estaba confundida y avergonzada, pero durante los siguientes dos años, su confianza creció, al igual que su oposición a las cirugías a niños y niñas intersexuales.

“Me dije: ‘Esto va a llegar a su fin, y yo voy a ser parte de eso’”, recordó Pagonis.

Cirugía intersex en la actualidad

La cirugía de Pagonis fue realizada en la época dominada por John Money, un vanguardista investigador del sexo en la Universidad Johns Hopkins que, a partir de la década de 1950, promovió la teoría de que el género en la infancia temprana era en gran medida una cuestión de crianza, no natural. Si un bebé intersexual era genéticamente típicamente masculino con un pene muy pequeño, Money creía que, dados los malos resultados de la cirugía de reconstrucción genital masculina, la mejor solución era que el bebé fuera quirúrgicamente alterado para crear genitales femeninos, y fuera criado como una niña.

Las teorías más extremas de Money fueron cuestionadas en la década del 2000, en parte gracias a los nuevos datos que indican que los niños genéticos que fueron criados como mujeres, frecuentemente al crecer se identifican como hombres.

Y hoy en día – en un cambio de casi 180 grados en la práctica médica – los hombres genéticos como Pagonis, frecuentemente son criados como niños, y les realizan cirugía para hacer que sus genitales tengan una apariencia más masculina.

Para los cirujanos, este es un progreso: una mejor asignación de género y menos cirugía invasiva.

Pero para los y las activistas, esta es una historia que se repite: Con la evidencia de que un tipo de cirugía crea problemas, los cirujanos están recurriendo a otro tipo de cirugía – nuevamente con relativamente poca información sobre los resultados a largo plazo.

Los doctores piensan que las cirugías para hacer que los genitales de los niños tengan una apariencia más masculina, tienen riesgos bastante bajos. Pero en los últimos tres años, investigadores han encontrado complicaciones a largo plazo que van de un 30 a un 68 por cierto para las operaciones de masculinización, en las cuales la abertura por la que un niño orina puede estar en algún lugar entre el área escrotal y la punta del pene. Estudios recientes muestran problemas como fístulas, o nuevas aberturas por las que sale la orina, y heridas quirúrgicas que se vuelven a abrir y se curan en la posición incorrecta.

Mientras tanto, los padres y activistas dicen que los doctores no les están proporcionando la información completa acerca de los posibles inconvenientes de las cirugías.

“Simplemente me enoja demasiado”, dijo Meg Robertson que, como miembro del comité de bienvenida del grupo de apoyo de Síndrome de Insensibilidad a los Andrógenos – Diferencias del Desarrollo Sexual (AIS-DSD, por sus siglas en inglés), ha hablado con cerca de 100 padres de niños y niñas intersexuales durante los pasados cinco años. “No puedo decirte con cuantas familias he hablado a las que no se les explicaron los riesgos” de las cirugías masculinizantes, dijo.

Kristina Turner, madre de Ori de 11 años, que es intersexual, dijo que un doctor en el hospital West Coast la presionó a ella y a su esposo, para que consintieran una cirugía feminizante. “Básicamente (el doctor) dijo que nuestro hijo nos odiaría si no hacíamos la cirugía”, dijo Turner.

Un padre del estado de Nueva York dijo a the Tribute que fue presionado para permitir la cirugía vaginal en su hija de ahora 3 años, por dos reconocidos hospitales de la costa este, ambos con clínicas dedicadas al tratamiento de personas intersexuales.

“Fue bastante conflictiva”, dijo el padre, que solicitó no ser nombrado, sobre una conversación con un cirujano. “Básicamente fue como: ‘Si no realiza la cirugía, estará poniendo en riesgo su salud médica; y también estará poniendo en riesgo su salud psicológica. Ella va a estar deprimida, y va a sufrir ansiedad’”.

Los padres decidieron no realizar la cirugía de reducción de clítoris ni la vaginal, y actualmente la niña está floreciendo, dijo su padre.

“Ella es una niña dulce, tiene muchos amigos y amigas, es muy sociable, le gusta mucho hablar”, dijo. “Y tan solo el ver como se desarrolla, nos da mucha confianza de que estamos tomando la decisión correcta”.

El ascenso y el ajuste de cuentas

Las operaciones que sufrió Pagonis, fueron parte de un cambio en la atención médica de los bebés que nacen con genitales atípicos y que se estiman representan 1 de cada 5,000 – un subconjunto del grupo de bebés intersexuales, estas cirugías comenzaron cuando Money, el sexólogo de Johns Hopkins, informó sus descubrimientos sobre las personas intersexuales y el género.

Money recomendó que el género de un niño o niña intersexual fuera decidido tan pronto como fuera posible, considerando principalmente la apariencia de los genitales, no la composición genética, ni la presencia de ovarios o testículos. Y dijo que la cirugía genital tenía que realizarse de manera temprana, así el niño o niña, no estaría confundida por sus genitales que no coincidían con su género. Antes de que los cirujanos cayeran bajo la influencia de Money, la cirugía genital cosmética en su mayoría se realizaba en personas adultas que la consentían, no en niños y niñas.

Entre quienes fueron tratados en Chicago durante el apogeo de la época de Money, fue Cynthia Johnson, que fue declarada niño al nacer en Evanston en 1965, con cromosomas XY típicamente masculinos, testículos y falo pequeños – falo es un termino que puede ser utilizado para describir un clítoris alargado o un pene pequeño.

Johnson tribute
Cynthia Johnson, el 11 de octubre de 2018, en la playa de Carlsbad, California. Johnson, que es intersexual, fue declarada niño al nacer, pero los doctores pronto decidieron que sería mejor criarla como niña. Extirparon sus testículos y realizaron cirugía genital cuando tenía 3 meses de edad. (Fotografía: Sandy Huffaker, para the Chicago Tribute)

Habiendo decidido que la anatomía de Johnson era “más complicada de lo que habían anticipado” y que Johnson estaría mejor como niña, los doctores del Hospital Children’s Memorial, el cual ahora se llama Lurie, extirparon los testículos de la niña y gran parte del falo cuando ella tenía 3 meses de edad, esto de acuerdo con el expediente médico de Johnson.

Johnson, de 53 años, de Carlsbad, California, que prefiere pronombres neutros, no culpa a sus padres quienes seguían los consejos médicos de ese entonces, ni siquiera a los doctores, que tenían buenas intenciones. Pero Johnson, que se identifica como intersexual, no como mujer, dijo que la operación fue una “atrocidad”, que la dejó sin su cuerpo de nacimiento y sin sus hormonas naturales.

En la infancia, Johnson no se sentía ni hombre ni mujer, y durante su adolescencia y en sus 20 y 30 años, prácticamente no sentía deseo sexual.

“Sentí que me castraron”, dijo Johnson. “Si castras a un hombre biológico, esto es lo que obtienes”.

La testosterona, que Johnson comenzó a administrarse cuando tenía 40 años, la ayudó sexualmente. Y durante la entrevista de una hora, Johnson enfatizó que otras personas habían sufrido más: “Soy capaz de alcanzar un orgasmo. No me cortaron tan mal que fuera incapaz de sentirlo. Existen muchas personas intersexuales que no pueden llegar a la ‘tierra prometida’ de la satisfacción sexual debido a lo que les hicieron. Eso es una farsa. Eso NO está bien”.

Las teorías de Money sufrieron un severo golpe en 1997, cuando otro investigador dio seguimiento al caso más famoso de Money: un niño canadiense, David Reimer, que no era intersexual, pero perdió su pene cuando era bebé en una circuncisión fallida. Money recomendó criarlo como niña, con cirugía genital, e informó que, a la edad de 7 años, Reimer se estaba adaptando bien. Pero otro investigador encontró que Reimer había comenzado a vivir nuevamente como hombre a la edad de 14 años, después de años de problemas con su identidad femenina. Más tarde Reimer se suicidó.

En la década del 2000, el campo de la cirugía genital continuó bajo el escrutinio.

Un revolucionario estudio británico de 2003, relacionó la cirugía de clítoris con la discapacidad sexual grave, encontró que el 39 por ciento de las 18 mujeres que habían sido sometidas al procedimiento informaban que eran incapaces de alcanzar el orgasmo, comparado con las mujeres con genitales atípicos que no habían sufrido la cirugía, de las cuales todas eran capaces de alcanzar el orgasmo.

Para el 2004, un destacado cirujano, el Dr. Ian Aaronson, dijo a la audiencia en la conferencia en San Francisco de la Asociación Americana de Urología, que el campo de la cirugía intersexual estaba “casi en un estado de parálisis”.

La presentación de Aaronson, obtenida por the Tribute de parte de Human Rights Watch, comenzó con una imagen de unos dados.

“Hoy en día, cualquiera que se aventure a ofrecer una opinión sobre la asignación de género en un bebé intersexual está apostando no solo con el futuro del paciente, sino también apuesta su propia carrera”, dijo Aaronson.

Dentro de dos años, este campo se ha redirigido. El Consenso de Chicago de 2006, un proyecto para el futuro creado por expertos internacionales después de una reunión en Chicago en 2005, pidieron se diera una atención multidisciplinaria, comunicación abierta con pacientes y familias, y que los padres estuvieran involucrados en la toma de decisiones.

Cirugía en la infancia, consecuencias a largo plazo

Extrovertide y expontanie, con grandes ojos café y con hoyuelos al sonreír, Pagonis celebró

Pagonis realizó su tesis universitaria sobre cirugías intersexuales y continuó con el tema mientras obtenía su maestría en estudios de género en la Universidad DePaul. Después de graduarse, Pagonis se convirtió en activista intersexual. Fue honrade en el Obama White House para artistas y activistas LGBT, apareció en la serie de televisión “Transparent”, en un video de BuzzFeed con más de 4 millones de visitas, y posó en la portada de National Geographic. Ahora, Pagonis habla en escuelas y empresas, y obtiene becas para proyectos tales como una serie de fotografías de personas intersexuales posando con sus expedientes médicos.

“Amo mi vida”, dijo Pagonis. “Algunas veces es agotadora, pero la amo”.

Aun así, Pagonis pareciera ensombrecerse cuando surge el tema de sus cirugías en la infancia.

La operación para extirpar los testículos internos de Pagonis a la edad de 1 año, dejó a Pagonis dependiendo de hormonas de reemplazo impredecibles: “Es como atravesar la pubertad todo el tiempo”. La cirugía vaginal le dejó cicatrices y dolor al mantener relaciones sexuales, y la reducción de clítoris tuvo como resultado la falta de sensibilidad y placer.

“Eso hace que la intimidad sexual sea muy difícil, y cuando la intimidad sexual es muy difícil, también se hacen difíciles las relaciones de pareja”, dijo Pagonis. “Aunque tengo suerte y las personas de las que me enamoro suelen ser muy amorosas y dicen cosas como: ‘Está bien, eso no me importa’, y yo les creo, aun así, es muy difícil”.

Los grupos intersexuales, de manera abrumadora, apoyan la posición de Pagonis que dice que la cirugía intersexual temprana es dañina, y recomiendan esperar hasta que los y las pacientes sean lo suficientemente mayores para decidir por sí mismos si quieren o no la cirugía genital.

Pero existe un gran grupo de apoyo y defensa que apoya firmemente el acceso a la cirugía temprana: La Fundación CARES, enfocada en las personas con hiperplasia suprarrenal congénita (HSC). Las mujeres con HSC tienen una genética y órganos reproductivos internos típicamente femeninos, pero debido a que están expuestas a hormonas típicamente masculinas mientras están en el útero, pueden nacer con genitales que tienen una apariencia que de alguna manera – o casi totalmente – es masculina.

De las pacientes con HSC, que a menudo no se consideran a sí mismas intersexuales, han sido pocas quienes han defendido la cirugía, pero con la creciente presión para detener los procedimientos, eso puede estar cambiando.

“Quiero gritar esto desde los tejados”, dijo Lesley Holroyd, una paciente con HSC de 61 años, enfermera de Florida, que no se identifica como intersexual.

Holroyd dijo que está agradecida de haber sido sometida a la reducción de clítoris a la edad de 3 años, y a una cirugía vaginal en su adolescencia. Las cirugías no la dañaron sexualmente, dijo, y sin ellas, hubiera tenido que vivir con genitales que no coincidían con su género.

“Pienso que habría tenido importantes efectos psicológicos en mí”, dijo Holroyd. “Debido a que sucedió, crecí sin la vergüenza, sin que mis compañeros me avergonzaran por ello. Sé la apariencia que tiene mi anatomía ahora; no puedo pensar cual hubiera sido su apariencia sin la cirugía”.

Video:

https://www.chicagotribune.com/news/media/109525148-132.html

 Stephani y Eric Lohman, de Milwaukee, decriben porqué decidieron no realizar las cirugías se asignación de género a su hija intersexual Rosie [con HSC]. (John J- Kim / Chicago Tribune)

*Ver más historias e información sobre personas con HSC.

Nueva generación

La protesta de Pagonis en julio, reunió a los y las principales activistas intersexuales en la puerta del Hospital Lurie.

Estaba la modelo Hanne Gaby Odiele, que salió a la luz como intersexual el año pasado. Había personas veteranas del movimiento tales como Anne Tamar-Mattis, fundadora del grupo de activismo interACT, y la esposa de Tamar-Mattis, Suegee Tamar-Mattis, una doctora que es intersexual.

Pero por unos pocos minutos, todos los ojos estuvieron en una niña de 5 años con una camiseta amarilla.

Habiendo invitado a algunos niños y niñas al frente de la multitud, Pagonis preguntó a la pequeña Rosie Lohman, de Milwaukee, si podía repetir un slogan en el megáfono. Rosie se inclinó y declaró en voz alta y clara: “¡Pongan fin a la cirugía intersexual!”

Rosie tribute 1
Rosie Lohman, de 6 años, carga una caja con gises afuera de su casa el 15 de septiembre de 2018, en Milwaukee. Rosie, que tiene hiperplasia suprarrenal congénita, es una de un creciente número de niñas y niños, cuyos padres les están criando sin la cirugía genital temprana. (John J. Kim / Chicago Tribute)

Rosie, que tiene hiperplasia suprarrenal congénita, es una de un creciente número de niñas y niños, cuyos padres les están criando sin cirugía genital temprana.

A Rosie, de ahora 6 años, le está yendo muy bien, dijo su padre, Eric Lohman, qué con su esposa, Stephani, escribió un libro acerca de su experiencia, titulado: “Raising Rosie”.

Su hija tiene amigos y amigas en la escuela con quienes comparte juegos y bromas, y un fuerte interés en el dibujo, los ninjas y los legos. Cuando un pequeño niño en la piscina para niños local le preguntó si era una niña debido a su cabello corto y a su traje de baño “de niño” que incluía un pantalón corto hasta la rodilla – que usaba para protegerse del sol – Rosie lo corrigió con confianza: “Soy una niña porque digo que soy una niña”.

“Eso resolvió el asunto”, dijo su padre con una sonrisa. Rosie y el niño se fueron a jugar.

Rosie sabe que es intersexual, dijo su padre, pero él y su esposa le han dado explicaciones simples: “Ella sabe que su cuerpo es diferente, en el contexto de que todos los cuerpos son diferentes”.

Rosie tribute 2
La familia Lohman, incluyendo al padre Eric, a la izquierda, luego Rosie de 6 años, Silas de 8 años, y la madre Stephani, todos jugando en el parque. 15 de septiembre de 2018, cerca de su hogar en Milwaukee. (John J. Kim / Chicago Tribute)

En marzo, Ori Turner de 11 años, que prefiere utilizar pronombres de género neutro, junto con su mamá dio una charla TEDx acerca de su experiencia positiva como una joven persona intersexual y su oposición a la cirugía.

“Casi siempre estoy feliz y emocionade”, dijo Ori durante una charla TEDx.

Ori “tiene mucha confianza en sí misme”, hace amigos fácilmente y se siente emocionade acerca del activismo intersexual, añadió su madre, Kristina Turner. Después de la charla TEDx, que fue idea de Ori, un camarógrafo de una compañía digital de noticias siguió a Ori y a su familia durante un día, visitando el lugar donde Ori toma algunas clases. Turner dijo que Ori ayudó a explicar la presencia del camarógrafo a sus compañeros de clase, algunos de los cuales desconocían que Ori es intersexual.

 Después de ello, los estudiantes chocaron sus manos con Ori y le felicitaron.

“Fue muy, muy hermoso”, dijo Turner. “Esos son los momentos que realmente te conmueven como padre, cuando vez como tu hije de 11 años y medio da charlas TEDx, es abierto acerca de quién es y es aceptade por su comunidad y sus amigos y amigas”.

¿Cómo les irá a estos niños y niñas a largo plazo? Con los pocos datos a largo plazo, esa es una pregunta clave, tanto para los padres como para los cirujanos.

“Si supiera que las repercusiones a futuro de vivir con genitales ‘anormales’ fueran absolutamente nulas, ¿porqué ofrecería la cirugía temprana?, dijo el Dr. Cheng, cirujano del Hospital Lurie. “Nunca lo haría”.

El Dr. Cheng dijo que no puede predecir el futuro de las cirugías.

“Puede que no esté en mis manos”, dijo, refiriéndose a la resolución en California y a la posibilidad de qué se introduzcan medidas más fuertes contra las cirugías.

Sentade bajo el sol en un café al aire libre, Pagonis dijo que es probable que el Lurie deje de realizar las cirugías dentro de dos o tres años, siempre que los y las activistas puedan mantener su impulso.

“Se reducirá a una batalla de voluntades”, dijo Pagonis. “¿Quién estará dispuesto a soportar la presión durante más tiempo? Ese es el tiempo que tomará”.

nschoenberg@chicagotribute.com

Twitter: @nschoenberg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s