No sé si alguna vez pueda tener una “vida normal”. Por Alex David

No sé si alguna vez pueda tener una “vida normal”

Por Alex David

 Traducción: Laura Inter del texto “’I don’t know if I’ll ever have a “normal life” again’” de Alex David

 Fuente: https://www.sbs.com.au/news/insight/article/2017/11/07/i-dont-know-if-ill-ever-have-normal-life-again

Alex escribe con franqueza sobre su travesía desde que era un bebé que los doctores no pudieron identificar como niña o niño, hasta que descubrió que era intersexual, y el descontento con los médicos que decidieron cual debería ser el género de Alex.

Alex David.png
Alex David

Nací hace 33 años después de lo que me dijeron fue un embarazo normal, en 1985 al oeste de Sídney. Pero cuando llegué al mundo, se desató el infierno. Mi riñón no se había formado correctamente, parecía tener un tumor en mi intestino, y mi vejiga no se había formado, todo esto causó una emergencia médica. Dijeron a mis padres que moriría en una semana.

Otra emergencia también estaba presente, una emergencia social. No podían determinar si era un niño o una niña; mis genitales eran ambiguos. Tenía gónadas internas (tejido que no se había desarrollado como testículos ni como ovarios) y esto causó confusión a los doctores. Aparentemente, nunca habían visto algo así antes y no estaban seguros de cómo actuar.

Recientemente, hablé con mi papá acerca de esto por primera vez en mi vida, con más detalles de lo que alguna vez pensé que lo haría. Mi mamá había muerto unos pocos meses antes, y mi relación con mis padres siempre fue tensa – en especial después de que mi intersexualidad me fuera revelada en diciembre de 2001.

Alex David
Alex David cuando era una pequeña niña. Fotografía: suministrada.

Sin embargo, aun quería saber que había sucedido exactamente. Que había pasado cuando nací, porqué los doctores tomaron la decisión que tomaron, porqué me asignaron como niña y me sometieron a una cirugía para crear una vagina en lugar de dejar mis genitales ambiguos, así como a un tratamiento hormonal para hacer que creciera hasta tener el tamaño de una mujer promedio – y porqué me administraron hormonas sexuales femeninas a la edad de 13 años, las cuales rechacé unos meses después de tomarlas.

A los 17 años, finalmente me dijeron que había sucedido. Tuve que elegir que hormona quería, ya que no estaba produciendo ninguna hormona, salvo la breve exposición a los estrógenos a los 13 años.

Simplemente pensaba que era una niña tomboy; no tenía idea de que genéticamente era típicamente masculina.

Fui violada a la edad de 7 años al haber sufrido cirugía para crear una vagina, sin haberme dado la oportunidad de decidir por mí misma si este era el resultado ideal para mí.

Luego pasé a la testosterona, le encontraba sentido ya que soy genéticamente masculina. Terminé viviendo con depresión a mis 20 años, y ocultando mi intersexualidad del público en general, solo sabían la verdad las personas cercanas a mí.

Desde mi perspectiva, sufrí abuso sexual de parte de los médicos, y tengo una vagina que fue creada por el ojo de un cirujano que estudió un libro sobre cómo crear una.

 A la edad de 26 años, en 2010, finalmente salí a la luz públicamente como intersexual, a través de una tarea en la universidad en un curso sobre minorías. Había tenido problemas conectando con el contenido, hasta que me di cuenta de que yo misma era parte de una minoría.

El tutor de mi universidad, cambió inmediatamente mi tarea y decidió que saldría a la luz mediante un video, durante una entrevista con otro estudiante acerca de ser intersexual. En un set cerrado, hablé sobre esto por primera vez. ¡Fue la calificación más fácil que he obtenido!

Hace dos años tuve que volver a tomar estrógeno. Tuve problemas con el funcionamiento del hígado y de densidad ósea, y se determinó que la testosterona me causaría problemas médicos si la seguían administrando, así que tuve que trabajar con mi identidad una vez más.

Cambié mi nombre, y me di cuenta de que sería mejor vivir en una identidad de género no binaria, en parte por fines prácticos, ya que no estaba segura si tendría que volver a dejar de tomar estrógeno y regresar a la testosterona.

Pero tampoco quería lidiar con los roles de género y expectativas tradicionales mientras afrontaba una variación intersexual – la terapia de reemplazo hormonal de por vida y un cuerpo que tenía tanto pechos como barba.

Lo que he pasado ha tenido algunos efectos negativos. No sé si alguna vez pueda volver a tener una relación estable, no sé si alguna vez pueda volver a tener una “vida normal”, no sé si alguna vez pueda volver a confiar plenamente en los doctores.

Desde mi perspectiva, sufrí abuso sexual de parte de los médicos, y tengo una vagina que fue creada por el ojo de un cirujano que estudió un libro sobre cómo crear una. A fin de cuentas, no es realmente mía, y no se si alguna vez estaré cómoda con ella.

Sin embargo, a pesar de todo, estoy orgullosa de ser intersexual. Me siento perfectamente bien siendo yo, solo desearía no haber atravesado la cirugía. Desearía no haber sido tratada como un experimento, con todas las facetas de mi vida siendo impulsadas a seguir un camino tradicional femenino, solo porque eso era médicamente más sencillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s