Ser Intersexual: ¡Rompiendo el silencio! Por LIBERARTE.CO

Ser Intersexual: ¡Rompiendo el silencio!

Artículo publicado con autorización de: LIBERARTE

Ver publicación original en LIBERARTE

Quizá hayas escuchado que no todas las personas nacen con características sexuales que se puedan definir dentro de las casillas del sexo biológico “macho” o “hembra”. Aunque es un tema tabú en nuestra sociedad, es más común de lo que crees. Las personas intersexuales tienen rasgos sexuales que no se ajustan a las categorías “macho” o “hembra”. Estas personas tienen los mismos derechos que cualquier otra persona, y es necesaria su visibilización para que paren las múltiples violencias contra ellas.

Por eso te invitamos a que te preguntes: ¿Qué es la intersexualidad? ¿es lo mismo que ser hermafrodita? ¿por qué no se suele hablar al respecto? ¿es posible vivir una vida satisfactoria siendo intersexual?

intersex2

¿Qué es la intersexualidad?

La condición en la que algunos rasgos sexuales de una persona no coinciden con lo que típicamente se ha definido como macho o hembra. Por ejemplo, cuando nace una niña, hay algunas cosas con las que los médicos y los padres esperan encontrarse: la presencia de una vagina, un útero, o de ciertas hormonas más que de otras. Sin embargo, hay casos en los que las características sexuales de la persona son diferentes.

Cuando las características sexuales no responden a lo que médicamente se ha definido sobre la configuración anatómica, genética, fisiológica u hormonal de los sexos binarios “macho” o “hembra”, estamos frente a casos de intersexualidad.

¿Entonces son solo personas cuyo cuerpo no encaja ni en la categoría sexual de “macho” ni de “hembra”? No siempre es tan evidente como puedes estarlo pensando. El caso más comúnmente detectado es la ambigüedad genitalidad externa, es decir, cuando es difícil establecer a qué sexo pertenece la persona según sus genitales. Sin embargo, existen casos menos evidentes a primera vista, como la presencia de niveles hormonales no esperados o variaciones genéticas que no son fácilmente observables. Por tanto, algunas personas pueden tardar años en darse cuenta de una condición intersexual o incluso nunca enterarse.

Puedes conocer más sobre la intersexualidad en Brújula Intersexual, un proyecto que se encarga de difundir e informar sobre todo lo relacionado con este tema.

Aún hoy en día persisten algunos mitos y simplificaciones sobre la intersexualidad. ¿Te animas a cuestionar algunos?

Lo que no es intersexual…

La primera palabra que puede venir a la mente cuando se habla de intersexualidad es “hermafrodita”. Hoy en día, es considerado un término peyorativo hacia las personas intersexuales. La palabra hermafrodita hace referencia a organismos que tienen órganos reproductores de los dos sexos, lo que suele ser poco común en casos de intersexualidad humana. El término más adecuado para respetar la diversidad de las características sexuales humanas es “intersexual”.

Por otro lado, algun@s piensan que las personas intersexuales son iguales a las personas transgénero. ¡Este es otro gran mito!

Las personas transgénero son aquellas que no se sienten identificadas con el género asignado al nacer y construyen una identidad de género alternativa. En cambio, la intersexualidad es una condición biológica de aparente ambigüedad de las características sexuales (genéticas, anatómicas, fisiológicas u hormonales).

“¿Entonces las personas intersexuales no pueden ser transgénero?” Claro que pueden serlo pero no ocurre en todos los casos y se trata de dimensiones distintas que no necesariamente se asocian. Si una persona intersexual es asignada a un género femenino, pero se siente identificada con una identidad masculina, hablaríamos de un hombre transgénero.

Detrás del tabú

Es posible que si indagas en tu historia familiar, encuentres algún caso de intersexualidad en tus redes cercanas. Algunos estudios señalan que el 1.7% de los bebés no corresponden con lo que tradicionalmente se ha definido como niños o niñas, y sin embargo el silencio continúa rodeando a estas personas y a los responsables de su cuidado.

La intersexualidad se ha convertido en un tema tabú, ya que algunas personas consideran que cualquier expresión que se aleje de las concepciones clásicas de qué es ser “macho” o “hembra” se debe condenar, esconder o corregir. Por esta razón, muchas veces las personas intersexuales se han sumado a las voces LGBT en contra de la discriminación, y resaltan la diversidad sexual como parte de la diversidad humana.

Ahora bien, ¿cuáles pueden ser las consecuencias negativas del tabú y del rechazo a la intersexualidad?

intersex1

Consecuencias de la desinformación

Las personas intersexuales son sometidas a múltiples formas de discriminación. Una de las primeras formas de violencia se da al momento de su nacimiento. Piensa que al momento del nacimiento de tu hij@, el doctor se acercara y te dijera que “hay un problema con tu bebé”, que “no ha nacido del todo macho ni hembra”, que “tiene una enfermedad” y él puede “arreglarlo todo”. ¿Qué harías?

Muchos padres, por desconocimiento y presión de médicos poco informados, acceden a practicar cirugías a sus bebés para “corregir” y asignar un sexo binario. Sin embargo, muchas de estas intervenciones se basan exclusivamente en estereotipos sobre qué es ser “macho” o “hembra”. ¿Puedes imaginar lo que significa que sin preguntarte te realicen un procedimiento quirúrgico para decidir quién eres?

Aunque no existe una regla general, los estados intersexuales no deben implicar una intervención quirúrgica de no ser estrictamente necesaria a nivel médico para proteger su vida. Cuando la vida no corre peligro, se recomienda esperar hasta una edad en la que cada persona pueda decidir si quiere o no intervenir su cuerpo . Al igual que cualquier ser humano, las personas intersexuales tienen el derecho a decidir sobre su cuerpo y su identidad.

Lo más importante en estos casos es informarse antes de tomar decisiones que pueden tener efectos drásticos para las personas (como la pérdida de sensibilidad, el trauma psicológico, la necesidad de tratamientos hormonales de por vida, entre otros). Si existen dudas sobre cómo afrontar una condición intersexual, la atención psicológica puede ser un buen recurso para reflexionar desde la diversidad de cada ser humano.

“¿Una persona intersexual puede vivir una vida plena?”

La respuesta es ¡Sí! Aunque las personas intersexuales pueden pasar por experiencias difíciles, siempre existen caminos para construirse y sentirse satisfech@s con la propia identidad. Casos como el de la modelo Hanne Gaby Odiele son claros ejemplos de que en una industria con estereotipos tan marcados como el modelaje, existen formas de vivir abiertamente una realidad intersexual. Resulta vital el respeto para que cada persona decida lo que quiere para su cuerpo y su identidad.

¿Se te despertaron más preguntas sobre la intersexualidad, los cuerpos, y las decisiones? No esperes para hacernos llegar tus comentarios. ¡Queremos oírte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s