Escuela primaria. Por Lynnell S. Long

Escuela primaria

Por Lynnell S. Long

Traducción: Laura Inter del texto “Elementary School” de Lynnell S. Long

Fuente: http://lynnellstephani.blogspot.mx/2016/11/elementary-school.html

lynnell3

*Lynnell fue asignada varón al nacer, pero actualmente se identifica como mujer, así que utilizaremos pronombres femeninos en esta traducción.

¿Dónde estás niño?

Cuando era niña, siempre quise ser normal. Puede que no supiera que era ser normal, pero sí sabía que yo no lo era. Crecí de muy baja estatura y de apariencia andrógina. Para ser honesta, me gustaba tener una apariencia andrógina, me gustaba ser ambos y ninguno. Desafortunadamente para mí, no existía un mundo donde unx niñx simplemente pudiera ser unx niñx.

Crecí en el sur de Chicago, en una comunidad de mente cerrada donde no había espacio para alguien como yo. Crecí donde los hombres son hombres, y las mujeres son mujeres, y donde alguien como yo, no se suponía que saliera viva. Creo que por eso al principio disfrutaba ir al hospital a que me hicieran numerosas pruebas. Sabía que me estudiarían como a un conejillo de indias, pero era como tomar unas vacaciones de mi vida real. Al principio fue divertido conocer gente de todo el mundo. Cada año, durante las vacaciones de verano, todos nos reuníamos de nuevo en el hospital. Pero pronto noté que, aunque todos estábamos ahí para un estudio de la hormona del crecimiento, yo era la única a la que le examinaban los genitales. Ahí fue donde me dí cuenta que soy diferente.

Cada mañana, un grupo de doctores entraba a mi cuarto y exponía mis genitales. Todos se amontonaban alrededor de mi cama y miraban fijamente. Frecuentemente me preguntaba a mí misma: “¿Qué es lo que están mirando?”. Cuando se iban, era frecuente que se fueran sin reemplazar mi bata de hospital. Así que me quedaba acostada esperando a que alguien me rescatara. Después de que la intravenosa era retirada, y de que la revisión terminaba, se me permitía ir a jugar con los otros niños. No recuerdo haber preguntado a nadie si también eran examinados como yo, pero era una niña curiosa, así que estoy segura de que en algún momento lo hice.

Muchas veces tuve intravenosas en ambos brazos, y no me podía mover. Estaba indefensa ante el desfile de doctores que entraban a mi cuarto para examinarme. Durante años tuve una pesadilla recurrente de esa escena, de estar rodeada por un grupo de doctores en batas de laboratorio, y sentirme con miedo y vulnerable. Sentir como si no hubiera nadie que pudiera protegerme. Perdiéndome detrás de una pared de emociones.

Durante este periodo de mi vida también sufrí de asma, y también fue fui hospitalizada por lasrgos periodos de tiempo en el Hospital Infantil. Para evitar perder demasiadas clases en la escuela, tenía clases en el hospital. Eventualmente, esto me causó problemas porque cada vez que regresaba a casa y volvía a la escuela, me decían que hablaba como las personas blancas. Así que aunque me seguían molestando, ya no era debido a que era intersexual y tenía una apariencia andrógina, era debido a que los niños pensaban que yo creía ser mejor que ellos.

Esto me causaba más estrés, lo que causó mi asma empeorara, y terminé siendo hospitalizada y asistiendo a más clases en el hospital, lo que tuvo como resultado que incluso me molestaran más cuando regresaba a casa. Muchas veces lloré hasta que me quedaba dormida, sin saber que hacer.

Sufrí durante la escuela primaria por los ataques de asma, las vacaciones de verano en el hospital para más pruebas, y porque me molestaron y acosaron durante todo esto.

Un recuerdo al que me aferré, y que probablemente es la razón por la que me encanta caminar por la orilla del lago, es una vez que estaba en el Hospital Infantil mirando por la ventana, y noté el lago. Había visto el lago muchas veces, había estado en el lago muchas veces, pero esta vez me sentí empoderada. Sentí que había pasado por mucho durante mi vida y aún estaba aquí.

El día después de mi graduación de 8vo grado tuve un grave ataque de asma, y estuve hospitalizada por unas semanas. Estaba feliz de haber dejado la escuela primaria. Pensaba que la escuela secundaria sería mejor.

Estaba equivocada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s