Video: Mi cuerpo intersexual. Audrey Aegerter

Video: Mi cuerpo intersexual. Audrey Aegerter

Traducción al español: Laura Inter

** Los subtítulos en español ya fueron enviados y autorizados, se pueden seleccionar en el video.

¡Hola! Mi nombre es Audrey, tengo 26 años y me encanta comer curry, beber cerveza y reír con mis amigos. También soy intersexual, y eso es de lo que hablaré hoy.

Las personas tienden a decir: son tus imperfecciones las que te hacen perfecta. Es cursi, pero es lindo.

Mi pequeño pecho, mi barriga, mi celulitis y la forma de los dedos de mis pies fueron siempre un problema, no se ajustaban a los ideales que rodean la idea que me enseñaron sobre como debía ser la apariencia de un cuerpo perfecto. Me imagino que tú también tienes o has tenido inseguridades con tu cuerpo y con su apariencia.

Pero yo soy intersexual, y esta no es una de esas imperfecciones con las que deberías aprender a vivir o aceptar. La sociedad y los doctores cambian y estigmatizan los cuerpos intersexuales.

Soy intersexual, eso significa que tengo características sexuales, tales como los niveles hormonales, cromosomas, u órganos sexuales internos o externos, que no se ajustan perfectamente a ninguna de las definiciones normativas de masculino o femenino.

Soy una persona intersexual, pero hay muchas. La ONU estima que más de un 1.7 porciento de la población mundial es intersexual, sin embargo, estamos solos, y muchas personas ignoran nuestra existencia.

La intersexualidad es una variación humana. Todos los humanos son diferentes, todos los humanos son únicos y todos los humanos merecen los mismos derechos.

Nací intersexual y estaba sana. Podía hacer todo lo que una niña de mi edad debería ser capaz de hacer. Aprender, comer, jugar, dormir y volver a empezar. Sin embargo, los doctores decidieron que eso no era suficiente y calificaron a mi cuerpo como una malformación. Así que me “normalizaron”. Sin mi consentimiento, ellos se apropiaron de mi cuerpo, de mi integridad personal y física. Después de varias operaciones, mi cuerpo y su desarrollo fueron monitoreados. “¿Te están creciendo los pechos? Deja que los mida”, “¿tienes vello aquí? ¿y ahí? Muéstramelo”. Mi cuerpo ya no me pertenecía. ¿Es esto normal? Además, mi cuerpo fue medicalizado, y me dejaron con cicatrices visibles. ¿Esto es normal?

Estaba sola, me dijeron que mantuviera el secreto y que no le dijera a nadie. Mis imperfecciones hicieron de mi cuerpo uno vergonzoso, aunque, de hecho, es su práctica la que es vergonzosa. Puede ser que tu hayas sido más afortunado (a) y tus doctores te protegieron o no te operaron sin tu pleno consentimiento informado. Bueno, al menos eso espero que te haya sucedido.

Un día, conocí a la comunidad intersexual, y fue una verdadera revolución. No estaba sola con mis dudas y mi vergüenza, también descubrí que empoderador es ser parte de algo más grande. Sin importar la edad, aprendimos acerca de nuestra condición intersexual. Sin importar el protocolo médico que tenga lugar, nuestros cuerpos aún son percibidos como anormales. Esto debe parar.

La comunidad intersexual me enseñó nuevas palabras que no refuerzan el estigma sobre mi cuerpo y mi existencia.

Alrededor del mundo ahora estamos conectados políticamente por nuestros derechos. Vamos a escuchar lo que la comunidad intersexual tiene que decir:

Soy intersexual y mi cuerpo ha sido medicalizado sin mi consentimiento.

Soy intersexual y mi cuerpo está completo.

Soy intersexual y mi cuerpo… es un cuerpo.

Soy intersexual y mi cuerpo es perfecto tal cual es.

Soy intersexual y mi cuerpo es mi hogar.

Soy intersexual y mi cuerpo es mágico.

Soy intersexual, y al pensar que soy parte de la inmensa diversidad humana, terminé con la medicalización y la invalidación de mi cuerpo.

Soy intersexual y mi cuerpo es mío y de nadie más.

Soy intersexual y mi cuerpo emana placer.

Soy una mujer intersexual con barba, y mi cuerpo y mi cara, son únicos, preciosos y asombrosos, al igual que el de todos los demás.

Soy intersexual y mi cuerpo no es un trastorno.

Soy intersexual y mi cuerpo es mío.

Soy Gory y amo mi cuerpo.

Soy intersexual y mi cuerpo me pertenece.

Soy intersexual y mi cuerpo es un Mozart de la naturaleza, muy vanguardista para los doctores, pero el intérprete de mi vida soy yo.

Soy intersexual y mi cuerpo no es un “caso médico interesante”.

Soy intersexual y mi cuerpo es mío.

Soy intersexual y mi cuerpo no es un trastorno.

Soy intersexual y mi cuerpo es único, al igual que el de todos los demás.

Soy intersexual y mi cuerpo es mío.

Soy intersexual y mi cuerpo no necesita ser alterado.

 

Si eres intersexual, contáctanos. No estás solo, eres amado. No necesitas ser público, solo ser. Y no lo olvides: ¡vamos a ganar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s