Una voz Negra sin remordimientos en la Comunidad Intersexual. Por Julie Compton (participa el activista intersexual Sean Saifa Wall)

Una voz Negra sin remordimientos en la Comunidad Intersexual

Por  Julie Compton (participa el activista intersexual Sean Saifa Wall)

Traducción: Laura Inter del artículo “OutFront: An Unapologetic Black Voice in the Intersex Community” por Julie Compton

Fuente: http://www.nbcnews.com/feature/nbc-out/outfront-unapologetic-black-voice-intersex-community-n674161

El activista Sean Saifa Wall, es una voz Negra sin remordimientos en la comunidad intersexual. Actualmente tiene 38 años, nació con síndrome de insensibilidad a los andrógenos (SIA), una de una variedad de condiciones intersex, en las cuales una persona no es distintivamente hombre o mujer. Dijo que su activismo está impulsado por la ira y el amor.

saifa-1
Sean Saifa Wall dando un discurso. Fotografía: Dottie Suggs

“Ira por lo que se le hizo a mi cuerpo sin mi completo consentimiento informado, y amor por lo que queda de mi cuerpo, y para proteger a una futura generación de esas violaciones,” dijo a NBC OUT

El activista alza la voz en contra de las cirugías en niñxs intersexuales, comúnmente realizadas para extirpar sus órganos reproductivos o alterar sus genitales para hacer que tengan una apariencia más distintivamente masculina o femenina. Algo que Wall ha experimentado de primera mano.

Cuando nació, los doctores dijeron a su madre que lo criara como una niña, en ese entonces era el protocolo para bebés que nacían con SIA, dijo. Sin embargo, después él se identificaría como hombre. Wall tiene cromosomas masculinos (XY), pero su condición intersexual – que hace que su cuerpo sea solo parcialmente sensible a la testosterona – causó que sus genitales fueran sexualmente ambiguos, y sus testículos (a los que los doctores se referían como sus “gónadas”) crecieran internamente. Los doctores dijeron a él y a su madre, que tenía “síndrome de feminización testicular”, pero en ese momento no le explicaron a Wall completamente su condición intersexual, así que se le continuó diciendo que era una niña. Cuando cumplió 13 años, las cosas tomaron un giro sorpresivo.

“Me estaba desarrollando con rasgos y características masculinas. Me salía vello facial, mi voz era definitivamente más grave, y me sentía bien con esto. Estaba intentando entender que era lo que sucedía,” dijo. También desarrolló un profundo dolor en la ingle. Los doctores dijeron que sus gónadas internas le estaban causando este dolor y se las extirparon quirúrgicamente. Lo pusieron en tratamientos de estrógeno, para que pudiera desarrollarse como una mujer. Pero a pesar de que siempre le dijeron que era una niña, él no sentía que fuera lo correcto.

“Para mí, cuando me enojé y me sentí triste, fue cuando extirparon mis testículos, y los doctores no fueron honestos. No fueron honestos acerca del hecho de que sería dependiente de hormonas farmacéuticas por el resto de mi vida. No fueron honestos o claros acerca del hecho de que podía cambiar de género,” dijo Wall.

En ese entonces, Wall también estaba lidiando con una tragedia familiar. Cuando solo tenía 10 años, su padre fue enviado a prisión. Dijo que la encarcelación de su padre, lo introdujo a lo que el describe como “el impacto de la violencia de estado sobre las personas Negras.”

“Existen similitudes entre como la comunidad médica ha infligido violencia sobre las personas intersexuales al violar su integridad corporal, y como la violencia de estado viola la integridad corporal de las personas Negras,” dijo.

Wall, que creció en el Bronx, dijo que estuvo con su padre durante sus últimos momentos como hombre libre. Era 1989. Wall estaba emocionado porque iba a ir a rentar un videojuego después de la escuela. Le dijo a su padre que lo llevara a una tienda que rentaba videojuegos al final de la calle. Mientras caminaban de la mano, dijo que dos agentes vestidos de policía se acercaron y arrestaron a su padre, que era buscado por asalto.

“Estaba sosteniendo su mano, y literalmente me lo arrebataron,” dijo Wall. “Esa fue la última ves que lo vi vivo, y ese recuerdo está grabado en mi mente.”

Wall dijo que su padre, que era VIH positivo y sufría de adicción y problemas de salud mental, “simplemente se convirtió en un número en la prisión.”

“Mi padre no era un santo, creo que era una persona muy complicada. Su amor por mí, también era complicado,” dijo Wall. Su padre escribió cartas de amor a su familia cada día que estuvo en prisión, Murió después de cuatro años detrás de las rejas, dijo Wall.

Saifa 2.jpg
Sean Saifa Wall. Fotografía: Pidgeon Pagonis

“Creo que soy un superviviente de la violencia médica. Creo que soy un superviviente de la violencia de estado, porque mi papá fue a prisión,” dijo.

Mientras Wall lidiaba con el trauma de la muerte de su padre, también lidiaba con la sensación de disforia sobre su identidad de género. “Mujer”, simplemente no era una identidad que sintiera era la correcta para él. Años después, cuando estaba en la universidad, buscó en internet: “síndrome de feminización testicular”, y comenzó a aprender acerca del SIA, el cual ni siquiera sabía que tenía. Se dio cuenta que las “gónadas” descritas en sus registros médicos, en realidad eran testículos masculinos.

“Realmente, solo comencé a armar las piezas,” dijo Wall. “Todas mis visitas al doctor, lo que sucedió cuando tenía 13 años de edad, todo comenzó a unirse para tener sentido. Y creo que fue cuando me sentí realmente abrumado. Tenía sentimientos de vergüenza. Me sentía como un monstruo, pero también me sentía traicionado, pensaba cosas como: ‘¿Por qué nadie me dijo esto?’”

Wall está enojado porque sus testículos fueron extirpados. Dijo que a pesar de que le causaron dolor en algún momento, los doctores debieron de hacer más investigación exploratoria antes de extirparlos.

“Creo que esa decisión acerca de mi cuerpo me fue arrebatada,” explica.

Wall se identificó como lesbiana butch hasta que tenía 25 años de edad. Incapaz de visualizarse envejeciendo como una mujer, comenzó con una terapia hormonal para hacer la transición a hombre.

“Pensé que me iba a crecer vello facial, gruesas patillas y barba,” dijo. Pero debido a que el cuerpo de Wall es solo parcialmente sensible a la testosterona, no tuvo ese efecto. Todavía toma testosterona, pero no se siente como un “hombre”, simplemente esa es una identidad que le queda bien.

“Siento como para mí esto me ajusta bien, mi travesía en la vida – el quien soy como persona intersexual -. Esto es lo que cuenta la historia completa,” dijo.

Wall, expresidente de Interact Advocates for Intersex Youth, es un conferencista profesional e investigador que vive en Atlanta, Georgia. Es directo en lo que se refiere a los asuntos relacionados a la justicia social para las personas Negras, y quiere asegurarse de que las voces de las personas intersexuales Negras sean escuchadas.

Mi deseo por la liberación intersexual, está totalmente relacionado con la liberación Negra. Estos no pueden ser dejados de lado,” concluyó Wall.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s