¿Qué tiene que ver el matrimonio igualitario con la intersexualidad?. Por Georgiann Davis

¿Qué tiene que ver el matrimonio igualitario con la intersexualidad?

 Por Georgiann Davis

 Fecha de publicación: 7 de Julio de 2015

 

Traducción al español de Laura Inter del artículo “what’s marriage equality got to do with intersex?” de Georgiann Davis (activista intersex)

Fuente: http://contexts.org/blog/whats-marriage-equality-got-to-do-with-intersex/

Libro de Georgiann Davis
Libro de Georgiann Davis

Las personas intersexuales, de manera consciente o no, han estado contrayendo matrimonio ‘queer’ mucho antes de que los activistas de EUA lucharan por conseguir el matrimonio igualitario. Las personas intersexuales – esto es, personas cuyos cuerpos desafían las normas arbitrarias del sexo, incluyendo características genitales, cromosómicas, y gonadales – no tuvieron que esperar a la decisión histórica de la Suprema Corte de EUA para legalmente decir: “¡Acepto!” a un compañero romántico con los mismos cromosomas sexuales – que son una clave, aunque arbitraria, para marcar el sexo biológico. –

Recuerdo vívidamente mi matrimonio ‘queer’ en 2001. En un lluvioso sábado de Octubre, en un suburbio de Chicago, caminé por el pasillo en un vestido de boda tradicional blanco y me casé con un hombre cisgénero quien, al igual que yo, tenía cromosomas XY. Nos casamos de manera legal rodeados de nuestras familias y amigos (y más tarde nos divorciamos amistosamente, pero esto es para otra entrada de mi blog).

Cuando era una joven adolescente, fui diagnosticada con Síndrome de Insensibilidad a los Andrógenos Completo (SIAC), pero no supe de esto hasta años después de que mis padres recibieran el diagnóstico, y fui sometida a cirugía de “normalización”, donde removieron mis testículos internos no descendidos. Como muchas personas intersexuales con SIAC, yo no tenía idea de que tenía testículos y cromosomas XY, porque los médicos me mintieron y me dijeron que había nacido con ovarios precancerosos, en lugar de decirme la verdad, que había nacido con testículos saludables que fueron removidos porque los médicos no creían que fuera aceptable que una niña tuviera testículos. Mis padres, animados por los profesionales de la salud quienes me habían “reparado”, se dejaron llevar por las mentiras médicas con la finalidad de proteger el desarrollo de mi identidad de género.

Descubrí las mentiras médicas que me dijeron cuando obtuve mi expediente médico y leí en este que tenía síndrome de feminización testicular (como llamaron a mi variación intersexual cuando fue diagnosticada inicialmente). No hablaba de mi diagnóstico con nadie, ya que estaba avergonzada y me preocupaba que otros me vieran como el monstruo que yo creía que era. Recuerdo que me preguntaba si realmente era un hombre. ¿Por qué me habían mentido los médicos y mis padres? También recuerdo el haber tomado conscientemente la decisión de mantener mi historial médico oculto de mi, en ese entonces, futuro esposo. Estaba convencida de que él iba a cancelar nuestra boda si sabía de lo que me acababa de enterar acerca de mi cuerpo.

Cuando llegó la hora de firmar el acta de matrimonio, sentí que mi género femenino quedaba legalmente validado. El matrimonio, una institución patrocinada por el Estado, fue el poderoso vehículo que desenredó mi sexo – biológico, aunque arbitrario marcador de las características “masculinas” o “femeninas”- de mi género – socialmente acordado, y también arbitrario marcador de características de “masculinidad” o “feminidad” – . El contraer matrimonio con un hombre, fue un gran paso para hacer de mi una mujer.

En 2008, me encontraba en un programa de doctorado en sociología, estudiaba las complejidades del sexo, género y sexualidad. Fue cuando decidí abrazar mis rasgos intersexuales y cuestionar mi identidad de género, aunque esta vez de una manera liberadora, en lugar de estigmatizadora. Conforme aprendía sobre los marcadores arbitrarios del sexo biológico, las complejidades del género y la fluidez de la sexualidad, me sentía como una variación única, no como un monstruo de la naturaleza. Fue cuando comencé a negar el mantener mi pasado médico como un secreto y, en lugar de eso, quería conectar mi experiencia personal con la intersexualidad, y mi pasión profesional por la sociología en un profundo análisis de las formas en las que las personas intersexuales, sus padres, y los expertos médicos definen la experiencia y como es que se enfrentan a la intersexualidad en la sociedad contemporánea estadounidense. Ese proyecto ha evolucionado en mi libro: Contesting Intersex: The Dubious Diagnosis – Impugnar la Intersexualidad: El Diagnóstico Dudoso – , donde cuento la complicada historia sobre como es que la intersexualidad fue reinventada como trastornos/desórdenes del desarrollo sexual, a fin de que los proveedores médicos pudieran escapar a las críticas, que los activistas intersexuales, realizan sobre las cirugías médicamente innecesarias e irreversibles, a las que los médicos someten a las personas intersexuales de manera forzosa.

Mi investigación también revela que algunas personas intersexuales, alentadas por los médicos – quienes quieren asegurarse de que nuestra identidad de género esté alineada con el sexo que ellos construyeron quirúrgicamente – buscan tener relaciones sentimentales heterosexuales, para validar su identidad de género. Este es especialmente el caso de aquellos que no fueron expuestos a ideas feministas acerca del sexo, género y sexualidad, y más específicamente, a los cuerpos y sus encarnaciones.

Así como sucedió en mi caso, el matrimonio fue un camino por el cual, las personas intersexuales aprendieron a aceptarse a si mismas como mujeres “reales” o, en algunos casos, hombres “reales”, mientras complacían a sus padres, proveedores médicos, y otros en sus vidas, a través de asegurarles que tomaron la decisión correcta al realizarles una cirugía médicamente innecesaria e irreversible.

El 26 de Junio, cuando la Suprema corte de EUA resolvió que el matrimonio entre personas del mismo sexo es un derecho constitucional, mis redes sociales estallaron con arcoíris y emoción. Muchos de mis amigxs intersexuales alrededor del mundo, también compartieron estas celebraciones. Pero el matrimonio ha funcionado históricamente como una institución heteronormativa, y una de las principales formas en que las personas intersexuales han validado su asignación de género y se han ‘normalizado’ a si mismas. Así que no estaba sorprendida de que, la noticia del matrimonio igualitario, también fuera vista como causa de cierto descontento o malestar, aunque sea de una minoría, entre algunas pocas personas intersexuales y padres de niñxs intersexuales. Durante décadas, muchos proveedores médicos, vieron como un éxito sus intervenciones, médicamente innecesarias e irreversibles, cuando aquellxs que “repararon” se involucraron en relaciones heterosexuales, las cuales, se lograban formalmente, por medio del matrimonio.

Este tema, incluso surgió en mi propio expediente médico. Después de un examen de rutina, poco después de mi matrimonio, el médico que removió mis testículos escribió en su reporte: “Ella se a recuperado bien de la cirugía y está casada y le va bien.”

La decisión del matrimonio igualitario me deja, siendo una persona intersexual y una socióloga feminista, con una serie de preguntas. Me pregunto, ¿Qué pasará con las personas intersexuales que tienen o buscan una validación de género a través de la institución del matrimonio? Dado que el matrimonio ahora es más inclusivo de lo que alguna vez fue, ¿Ya no servirá como un camino viable para la validación de género? ¿En qué nuevos marcadores, de una exitosa asignación de género, confiarán los médicos en su intento de –problemáticamente- categorizar a las personas intersexuales?

Greorgiann Davis es una profesora asistente de sociología en la Universidad de Nevada, Las Vegas. Su libro, ‘Contesting Intersex: The Dubious Diagnosis’, esta próximo a salir mediante la NYU Press. Síguela en twitter: @Georgiann_Davis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s